17/2/09

Las chinas: esas "glandes" manipuladoras, esas manipuladoras de glandes.

Yo pensaba que la peluquera de mi barrio ya me ofrecía toda la dosis de sexo que las de su gremio podían proporcionar. Me dejaba leer la Interviú mientras esperaba mi turno y, una vez ya me estaba cortando el pelo, de vez en cuando sus inmensos pechos rozaban mi cabeza. Sólo por eso ya pagaba los 20 euros con gusto, creyendo que el trato era ya impecable.

Pues vaya, me equivocaba. Hay estilistas que llevan la máxima de satisfacer al cliente hasta el extremo, así me lo hizo saber el Diario 20 minutos en su edición del 11 de febrero de 2009:


Operación contra 17 peluquerías chinas que ofrecían servicios sexuales en Barcelona

La Policía Nacional y la Guardia Urbana de Barcelona han entrado en 17 peluquerías de Barcelona regentadas por ciudadanos chinos, en las que además de un corte de pelo, se ofrecían servicios sexuales, básicamente masturbaciones, que denominaban “el final feliz”.
Las trabajadoras actuaban con mucha discreción, porque en las cabinas colindantes podía haber clientas haciéndose realmente un peinado.

“No me lo puedo creer”, aseguran dos mujeres en edad provecta tras salir de la entrecomillada peluquería de Rosselló. En esos mismos instantes, media docena de acalorados sexagenarios se visten de modo apresurado en sendas habitaciones situadas en la trastienda del número 497 de la Gran Vía. Sofocados, enrojecidos, las palmas de sus manos barren las perlas de sudor de su frente. Todos son occidentales, las mujeres que los acompañan, chinas.

“Abrieron hace cosa de medio año – prosigue una de las mujeres de Rosselló, y yo vengo una vez al mes a que me hagan un tratamiento. Lo hacen muy bien. Es verdad que vienen muchísimos señores, pero nunca me hubiera imaginado que...”. "Tienen que haberse equivocado- agrega otra vecina, yo vengo aquí a peinarme”.

Cartel de la peluquería Cho-Chín, en el cual se pueden observar los servicios que se ofertaban.

El inspector jefe de los Mossos d'Esquadra declaró, en exclusiva, a Humor Hintelijente que "Muchos de los rótulos de los negocios regentados por orientales no están mal redactados por desconocimiento de la lengua, sino que aprovechan el doble sentido de las palabras para intercalar mensajes subliminales".

Avisados quedan estimados lectores.


6 comentaris:

Josep ha dit...

Pervertits, degenerats!

Sort que les persones decents ja fa anys que anem a perruqueries caribenyes
http://descans.blogspot.com/2008/10/la-meua-perruquera-i-jo.html

sr. manel ha dit...

Ai sr. Josep! Les caribenyes són un peligru! Un dia vaig anr a un d'aquests latin bars i crec que em van violar tres vegades en el trajecte entrada-barra.
Tampoc em vaig resistir massa...

Valero Sanmartí ha dit...

Jo pensava que aquestes perruqueries continuarien una tradició xinesa ja molt arrelada a ca nostra: el buffet lliure. Entres, el tallen el pèl i folles fins tenir els collons com dos panses.

sr. manel ha dit...

Sisi valero. Les xineses et fan bufet lliure i les japoneses te la mengen crua. Visca orient!

Markutis ha dit...

Grandíssim el cartell de la perruquería Cho-Chin. M'estranya que no oferissin "Tintes ruBios, pElirrojoS O NEGROs"

Anònim ha dit...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!