3/11/09

Pisando fuerte: Un cuento de... mierda.


Cuando me dijeron que pisar cacas de perro daba buena suerte, me dediqué a recorrer toda la ciudad esclafando todos los cagarros que encontraba a mi paso. Inexplicablemente, a partir de ese momento la buena fortuna me empezó a sonreír: gané un millonario premio de la lotería, me salieron muchos más amigos y me casé con una supermodelo sueca.

Pero yo quería más y más, por lo que seguí chafando excrementos sin mesura... Hasta que un día, en una rutinaria revisión, un doctor me diagnosticó una incurable infección (de mierda) en ambos pies, así que me los tuvieron que amputar. Pero era rico, así que decidí invertir todo el pastizal que tenía en unos pies biónicos. Y algunas cosas empezaron a cambiar: dejé de tener poderío económico y la modelo me dio la patada porque según ella ya no era el hombre (rico) que conoció. Pero en cambio, desde la operación, mis amigos me quisieron más que nunca: y es que gracias a mis futuristas y precisas prótesis no perdíamos ni un partido en la liga de fútbol-sala del barrio.


Moraleja: La suerte, el dinero, la salud y el amor se van; pero los buenos amigos siempre están a tu lado... y más si te pueden sacar algo a cambio.

6 comentaris:

Josep ha dit...

Li fallen els noms, però per tota la resta podria ser un conté infantil. Ho té tot: sang i fetge, maldat humana, absurditat...

EL.GAT.TELEPATA ha dit...

caray...sería indiscreción preguntarte si el cuento(moraleja) responde a algún suceso personal o es meramente una fabulación...

Salut !

sr. manel ha dit...

Sr. Josep: Els contes infantils són sinistres. Miri sinó la caperutxeta: llops transexuals, assassinats, adolescents pervertides...

SR. Gat: Lo único que hay de cierto es que está mañana he pisado una mierda descomunal y el gilipollas de turno me ha dicho eso de: "Joder, ya verás que suerte vas a tener". Me ha ilusionado y luego no me ha pasado nada especial. Y además he tenido que estar toda la tarde sacando la boñiga de mi zapatilla con un palito.

Modgi ha dit...

sr.manel, com a expert en mala estrugança: si trepitges una caca que és a sota una escala, la bona sort s'anul·la?

Pare Bukkàkez ha dit...

I si és una caca d'un gat negre, què passa?

Anònim ha dit...

Hvala za intiresnuyu iformatsiyu